Etiquetas

, , , , , ,

El Salto Atrás

La sociedad venezolana desde siempre a mostrado claros síntomas clasistas por lo menos a lo que se refiere a la historia contemporánea, claro está que somos hijos de una historia negada, velada, oculta y hasta excomulgada. Esa identidad negada es por la cual nos impusieron una cultura y unas costumbres ajenas supra continentales maculadas de los más oscuros intereses imperiales de dominación y saqueo.

Hoy en día es natural usar epítetos como “Tierruos” o “Tukis”, para denigrar de nuestros hermanos menos afortunados, de manera despectiva y hasta xenofóbica los hacemos a un lado y a veces lo que es peor o más doloroso nos hacemos de la vista gorda (nos convencemos de su no existencia, como avestruces), en otras posturas hasta más criticables desconocemos nuestras raíces y empañamos las luchas de los nuestros tributando a castas opresoras dando la razón a el despojo.

¿Pero es esto algo nuevo?, o por el contrario es una estratagema que como cita Sun Tzu en su Arte de La Guerra [1]: “divide y vencerás”, es por ello que en historia blogueada nos vemos en la necesidad de en este primer post del 2015, retomar las divisiones sociales impuestas por una cultura de opresión y como dividieron nuestra sociedad al menos la venezolana en tiempos de la colonia, cuando apenas eramos la Capitanía General De Venezuela, divisiones de clases impuestas por los circuitos económicos en la relación colonial con España.

Los Grupos Sociales:

Los Blancos: Constituían aproximadamente el 20% de la población total, notese el poco porcentaje cosa que no mellaba con respecto al aspecto dominante de la esfera. Es así como la condición de blancos les aseguraba un estatus superior respecto a los otros grupos sociales. La dominación Española y el aval eclesiástico, suponían una superioridad moral. Pero a su vez esta clase se subdividía en Blancos Peninsulares, de está manera se nombraba a los caucásicos venidos desde España (península Ibérica), quienes gozaban de los mayores privilegios políticos. Blancos Criollos, por lo general de ascendencia peninsular pero nacidos en tierra americana, herederos de riquezas de los conquistadores originales, son tratados como nobleza criolla que compartía el poder económico con las instituciones del rey. Aunque orgullosos de su pureza de sangre podían tener ocultamente ancestros miscegenados con el negro y el indígena, también autoproclamados mantuanos. Blancos de Orilla y Canarios o Isleños, Constituían el grueso de los blancos en el país, como único privilegio gozaban de la no segregación directa (como si la sufrían los pardos o los negros), pero al ser pobres estaban muy lejos de ser considerados hidalgos o nobles.

Los Pardos. Eran una mezcla entre blancos, indígenas y/o negros, de piel oscura sin llegar a negra, cabellos rizados, estatura mediana y se dividían en: Pardos Beneméritos, eran quienes gracias a sus esfuerzos y oficios propios habían logrado figuración económica y social, convirtiéndose en pequeños y medianos propietarios, por ende exigían mayores reconocimientos sociales y goce de privilegios destinado a los blancos como la ocupación de cargos públicos, ingreso a las universidades, al sacerdocio o el simple derecho de casarse con personas blancas. Pardos Artesanos y En Oficios, especializados en oficios diversos, eran quienes ofrecían servicios y bienes a la población, constituían la clase trabajadora de entonces que poblaban los centros urbanos. Pardos agricultores o labradores, representaban la mayoría de los pardos y se concentraban en las zonas rurales, trabajaban la tierra como jornaleros, campesinos o peones muchas veces en condiciones de explotación muy cercanas a la esclavitud.

Negros. De piel oscura afro-descendientes estaban los Negros Libres, gozaban de libertad jurídica por haber sido liberados o “manumisos”, solían confundirse entre los pardos, empleándose en las labores que implicaban el mayor esfuerzo físico, pero también de las actividades de artesanías. Algunos pocos alcanzaban a adquirir propiedades urbanas y pequeñas haciendas. Negros Esclavizados, el grupo social más desprovisto de derechos en la sociedad colonial. En su condición de esclavos eran considerados propiedad del amo y funcionaban como una mercancía de libre compra y venta según voluntad de su propietario. Cimarrones, escapando del yugo y la opresión esclavista muchos negros migraban hacia zonas de difícil acceso geográfico para el dominio colonial formando comunidades clandestinas y en pie de rebeldía llamadas las “cimarroneras”.

Indígenas. Grupo étnico originario de estas tierras de los pocos que no fueron arrasados por la devastación de la conquista originaria avalada en el primer manifiesto católico podemos entonces identificar a Indios Tributarios y en Misiones, eran los sometidos al sistema colonial estaban obligados al pago de tributos periódicos. Solo podían permanecer en pueblos de solo indios bajo la tutela de un “corregidor” o bajo la autoridad de un “cura doctrinero”, así como en “misiones”, que eran propiedades a cargo de diversas órdenes religiosas. Es perceptible aquí la transculturización y los procesos de alienación de los originarios, es aquí donde fueron despojados los últimos vestigios de cultura e identidad. Indios Rebeldes y Alzados, comunidades indígenas que se resistían a ser reducidas a pueblos tributarios o en misiones pudiendo así conservar sus costumbres, por supuesto estaban concentrados alejados de los centros coloniales y en guerra contra los que consideraban invasores. Indios ocultos, un poco más del 30% de la población indígena que habitaba Venezuela al final de la colonia, ocupaban por tanto zonas selváticas, apartadas totalmente de la influencia europea y criolla, principalmente en la Guayana y en la Amazonia. De este grupo logran sobrevivir hasta nuestros días algunas etnias la mayoría del resto fueron acosadas, convertidas o arrasadas.

Consideraciones Finales: Una característica resaltante de la Venezuela colonial es la segregación en vastos sectores sociales, que bajo férreas reglas les era casi imposible el ascenso social, lo peor es que la base de dicha segregación eran motivos raciales. La llamada “limpieza de la sangre”, demostrada como la ausencia de ascendencia africana era el aval para el ingreso a universidades, el seminario o negaba la posibilidad en la milicia de adquirir rangos superiores al de capitán.

De allí el titulo de nuestro post “Salto Atrás”, que era una denominación despectiva y que trataba sobre el color de la piel del recién nacido si está era más oscura que la piel de la madre recibía esta denominación y era por siempre un “Salto Atrás”. El carácter racista y excluyente del sistema colonial se revela en la diferenciación de la población, en base a su origen étnico, en siete castas:

1.) Los Españoles nacidos en España, 2.) Los Españoles nacidos en América, llamados “criollos”, 3.) Los mestizos, descendientes del blanco y el indio, 4.) Los mulatos, descendientes de blanco y negro, 5.) Los zambos, descendientes de indio y negro, 6.) Los Indios, 7.) Los Negros, con las subdivisiones: zambos, prietos (producto de negro y zamba), cuarterones (blanco y mulata), quinterones (blanco y cuarteron) y por último el “salto atrás”.

Resulta pues absurdo que un nacido de estás tierras pretenda secundar hoy por hoy la segregación racial y de clases, lo que es más grave aún en la era de la información (que no es la de la comunicación), exista quien en la disgregación de su identidad y clase social pretenda defender los intereses del opresor, proceso lógico de una sociedad que adopta otras culturas al ver perdida la suya o ignorar tan siquiera su existencia. Es necesario entonces poseer claridad de origen, ubicación de clase y en permanente construcción histórica y cultural que eleven las costumbres nuestras el rescate de las que se creen perdidas y las trasmisión de este conocimiento originario a nuestra prole a través de la educación (el cual trasciende al sistema escolar establecido).

Feliz año nuevo 2015!!!!

Fuentes consultadas:

  • Memorias, de Venezuela. Edición de colección. Fundación Centro Nacional de Historia. Volumen 13. de Abril de 2010.

  • Pensamiento revolucionario en América Latina. Encartado del ministerio del Poder Popular para las Comunas y Protección Social.

[1] http://es.wikipedia.org/wiki/El_arte_de_la_guerra

Anuncios