Etiquetas

, , , , , ,

En 1.825, Abreu e Lima viviendo en Caracas y por ser un incondicional bolivariano, se involucró en fuertes disputas originadas en Venezuela por decisiones que se tomaban en Bogotá para liquidar la unidad de Gran Colombia. El irreverente político y periodista Antonio Leocadio Guzmán (Padre de Antonio Guzmán Blanco, futuro Presidente de Venezuela), fundador y líder del partido liberal, convierte su periódico “Argos” en su tribuna particular para atacar o adular, según sus conveniencias; cierto día desde sus páginas atacó vilmente al noble brasileño escribiendo:

De Lima no puede ejercer este encargo por su incapacidad, por sus escasos meritos, por carecer de la confianza del General en Jefe, por no tener tampoco la del ejército, porque ha largo tiempo que el ojo perspicaz del general Bolívar la anuló para con sus compañeros de armas, porque su valor no está acreditado, porque su opinión está perdida, porque siempre se ha ocupado de inclinar a los jefes a actos arbitrarios que desacreditan la autoridad militar y la indisponen con el pueblo, y por mil razones más, que diremos a su tiempo si este señor nos obliga a hacerlo …

Extremadamente herido e iracundo por tan infames comentarios, Abreu e Lima reacciona violentamente, espera en una solitaria calle caraqueña al desalmado Guzmán y en un lance personal le recrimina sus acres comentarios, desenvainando su sable le arremete y logra propinarle varias heridas, una de ellas en la cara que le causó una visible cicatriz, que Guzmán la ocultará dejándose crecer una espesa barba y largas patillas. Herido y dolido, Antonio Leocadio Guzmán denuncia al brasileño, quien es apresado, enjuiciado en los Tribunales lo declaran culpable y cumple condena de seis meses en la prisión de Bajo Seco, estado Zulia; al recobrar su libertad parte y se residencia en Nueva Granada. Poco antes de morir, en carta que le dirigió al general José Antonio Páez, fechada en Pernambuco el 18 de Setiembre de 1.868, le manifestó entre otras cosas:

Hace cuarenta y tres años que yo, hoy viejo, me separé de usted bien descontento. Yo era un obstáculo a los intransigentes de Venezuela en razón de la intimidad que me ligaba a usted; por eso me pusieron mal con usted y cuando supusieron que ya usted me había abandonado, se arrojaron sobre mi; por eso estaba yo tan irritado, que cometí la locura de acuchillar al primer canalla que me provocó

Tras la muerte de Bolívar el 17 de diciembre de 1.830, el gobierno de Joaquín Mosquera desconocen los grados de Abreu de Lima y el 9 de agosto de 1.831 ordenan su expulsión de la Nueva Granada. Viajó entonces a Estados Unidos, Europa y luego retornó a Brasil, fijando residencia en Río de Janeiro, donde se le llamaba “General de las Masas” por su éxito popular como líder político. En 1.844, con 50 años a cuesta retornó a su natal Pernambuco, se dedica a actividades políticas, participa en la Revuelta Praeira (1.848) pero es apresado y condenado a cadena perpetua por rebelión, luego lo declaran inocente y lo liberan.

Empobrecido y soltero, a los 75 años de edad murió solo en su tierra natal el 8 de Marzo de 1.869, por sus ataques a la iglesia católica y ser masón, el obispo Fernando Cardoso Ayres le negó su sepultura canónica en los cementerios brasileños, su cadáver fue enterrado en zona extraterritorial de Brasil, en el “British Cementery” o “Cementerio de los Ingleses”, ubicado en un lugar aislado de Recife, cerca del mar, su epitafio: “Propugnador esforzado de la libertad de conciencia”. El 25 de Abril de 2.003, Hugo Chávez Frías y Luis Ignacio Lula Da Silva, Presidentes de Venezuela y Brasil, en un acto solemne celebrado en Pernambuco develaron los bustos en honor al Libertador Simón Bolívar y al general José Abreu De Lima [1]. En su discurso el Presidente Chávez expresó:

Y allá se fue Abreu De Lima y cuenta Bolívar que un día llegó uno de sus generales y le dijo: lo anda buscando un portugués y le decían el portugués es un joven portugués. Y Bolívar mandó por él, pues no era ningún portugués, era el Pernambucano José Ignacio Abreu De Lima, un muchacho era y cuenta Bolívar que llegó a ponérsele firme y a ponérsele a la orden de la revolución que trepidaba en aquellas tierras de Venezuela y en aquellas tierras de la Nueva Granada y de inmediato Simón Bolívar dejó a Abreu De Lima a su lado… y sobre todo los pernambucanos y yo me estoy encargando de que lo sepan todos los venezolanos para que el nombre de Abreu De Lima se coloque como una estrella luminosa en el horizonte de la América Latina y sobre todo de Venezuela y del Brasil… Hoy sólo hemos vuelto, sólo hemos vuelto, los bolivarianos hemos vuelto 200 años después y eso es hermanos además a decirle al Brasil que es tiempo de retomar las banderas de Abreu De Lima y de Bolívar para hacer la unidad de nuestros pueblos y para que seamos verdaderamente libres, independientes y vivamos como hermanos

autor: Jorge Luis Escalona Flores

primera parte de este articulo:

https://historiaesc.wordpress.com/2016/01/18/elportu1/

Anuncios