Etiquetas

, , , , , , , , , ,

Genaro Ambrosini, el autor de los e-mails delatores que permitieron descubrir este asombroso caso, relató que fue consultado por un coleccionista estadounidense acerca de un Matisse original que le estaban vendiendo de una colección venezolana, que para su sorpresa constató que el cuadro era el perteneciente a la colección del Museo de Arte Contemporáneo de Caracas; razones que lo indujeron a dudar y emitir aquellos correos a varias personalidades de Venezuela (“Gracias a Dios que los envió, si no a lo mejor nadie se entera”). En uno de sus mensajes, manifestaba su incertidumbre e indignación de que el Museo estuviese vendiendo el Matisse, la Directiva del Museo no tenía idea de lo que decía, hasta que descubrieron que la obra que tenían era una copia. (¡Y cata pum, se desmayaron varios!)

Consta en algunas informaciones publicadas de este suceso, que para finales de Diciembre de 2.002, el FBI logró averiguar que el original de este cuadro estaba en Miami, en un depósito de obras de arte llamado Fortress Art Storage, pero cuando estuvieron allí no lo encontraron; sin embargo, sí constataron que ciertamente en ese almacén lo guardó una firma comercial propiedad de venezolanos, logrando establecer la participación activa de una mujer (cuya identidad no revelaron) que lo había retirado a principios de ese mes y que huyó el 18-12-2.002 para Europa, junto con su esposo. (¿Y, hasta aquí investigaron?)

Otra de las versiones divulgadas, narraron que una misteriosa mujer Silvia Ferreira de Mannelo ò Silvia de Acevedo, de origen brasileño, recibió el original del cuadro robado de un tal Efrén ò Efraín Castillo, supuesto Coronel de la Guardia Nacional Venezolana, quien se lo entregó para que lo vendiera. Otros opinaron, que la obra original la tenía en Miami Pedro Torres Ciliberto, prófugo banquero venezolano, quien la había adquirido en el mercado negro del arte. (¿Tampoco se averiguaron estos hechos?)


En Noviembre de 2.009 sale publicado el libro “El rapto de la Odalisca”, que sobre este caso escribiera la periodista Marianela Balbi, en donde se describe que la obra original de Matisse desapareció en fecha no determinada, del interior del Museo de Arte Contemporáneo de Caracas, entre Diciembre de 1.999 a Septiembre del 2.000, cuando Sofía Imber ejercía la Dirección del Museo, que el lienzo auténtico lo tenían en USA, donde una marchante intentó venderlo, luego lo trasladaron a París para que la experta Wanda de Guebriant certificara su originalidad y, finalmente, que se perdió su pista en México en el año 2.000.

No dejes de leer:

Aquella Odalisca (Primera Parte)

Aquella Odalisca (Segunda Parte)

Aquella Odalisca (Cuarta Parte)

Aquella Odalisca (Quinta Parte)

Autor: Jorge Luis Escalona Flores

Anuncios